Casa de niños

(3 - 6 años)

Los niños aprenden activamente en espacios interiores y exteriores diseñados para proporcionar libertad de movimiento y la capacidad de elegir sus actividades. Aprenden a su propio ritmo a través de los materiales, de la observación, el descubrimiento y la interacción. La Casa de Niños está preparada en cuatro ambientes:

 

VIDA PRÁCTICA:

Actividades que se dirigen al cuidado de sí mismos, de los demás y del ambiente que les rodea. Éstas acciones incluyen tareas como lavar, lustrar, poner la mesa, preparar el almuerzo, etc. También se les muestran actividades de “gracia y cortesía” que ayudan al niño a desarrollar habilidades sociales. A través de éstas y otras actividades, se logra coordinación, control del movimiento y exploración del entorno, así como aprender a llevar a cabo una tarea de principio a fin, fomentando la concentración, la confianza en sí mismo y a la larga la independencia.

SENSORIAL:

Los materiales sensoriales están creados para que los niños desarrollen cada uno de sus sentidos, teniendo cada uno una cualidad particular: olor, tamaño, peso, textura, color, etc.


Estos materiales le permiten encontrar orden y sentido en el mundo, aumentar su capacidad de percepción, favoreciendo la observación y la admiración por todo lo que los rodea.

MATEMÁTICAS:

Con un apropiado trabajo en las áreas de vida práctica y sensorial el niño avanza a los materiales de matemáticas adquiriendo un desarrollo lógico desde lo concreto hasta la abstracto y de lo simple a lo complejo.

LENGUAJE:

En esta área los sentidos también cumplen un papel esencial en el aprendizaje de la escritura a través del oído y del tacto. Como consecuencia de esto aprenden a leer. Acompañando las actividades de lenguaje los niños aprenden geografía, historia, música y arte.

“Un niño aprende las cosas en los periodos sensitivos. Esta sensibilidad permite al niño ponerse en contacto con el mundo exterior de un modo excepcionalmente intenso. Y entonces todo le resulta fácil, todo es entusiasmo y vida. Cada esfuerzo representa un aumento de poder”

María Montessori